Diseño sin título-2

Cynara scolymus

 

Buenas a todos, de momento seguimos con las fases del desconfinamiento pero, por favor, seguid con cuidado y respetando las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Os preguntaréis qué es eso de Cynara scolymus, pues no es otra cosa que una planta conocida por el común de los mortales como alcachofa. Me ha parecido un buen tema a tratar este mes puesto que, después de tanto tiempo confinados, querremos tener alguna ayuda en la operación bikini para complementar nuestros paseos.

La alcachofa es una planta procedente de la zona del Mediterráneo ya conocida por los clásicos griegos y romanos, se cree que su origen esta en Egipto. Su parte comestible es el cogollo de la inflorescencia así como el tallo pelado. Se consume de diversas maneras, pero lo fundamental es que nos aporta vitamina C, vitaminas del grupo B, hierro, potasio, ácido fólico y alto contenido en agua y fibras. Por este motivo tiene propiedades antioxidantes, diuréticas y ayuda a combatir él estreñimiento. Además, merece la pena destacar la cinarina, que es un ácido estimulante de la producción de bilis, mejorando así la digestión de grasas.

En Farmacia, sin embargo, lo que utilizamos es el extracto seco/fluido de la hoja de la alcachofa, porque es la que contiene los principios medicinales. Y sus indicaciones aprobadas por la Comisión Europea son varias: para el mal funcionamiento hepático/biliar, en digestiones difíciles, prevención de la aterosclerosis y como coadyuvante en casos de hipercolesterolemia. Se recomienda tomar media hora antes de las comidas. Su posología en adultos varía según el formato en el que tomemos el extracto de la planta, siendo de 3-4 veces al día en el caso del seco y de 2-3 veces al día en el fluido. En general, los preparados de alcachofa son bien tolerados, y solo se aprecian reacciones adversas leves en tratamientos prolongados y en personas especialmente sensibles. También conviene destacar, que se debe evitar su uso en madres lactantes y solo bajo estricto control médico en casos de litiasis biliar.

Espero que os haya gustado esta breve historia sobre la alcachofa y sus propiedades medicinales, pero si queréis saber más, no dudéis en preguntar a vuestro farmacéutico de confianza, ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *